Talleres y Club

Taller: Escribir la maternidad

Muchas veces la maternidad parece convertirse en un monstruo que se traga a la mujer que alguna vez fuimos. Y otras veces, puede ser la lona en medio de la playa donde nos tiramos para que el sol caliente nuestro cuerpo. No es novedad: la maternidad es ambivalencia por doquier.

¿Cómo podemos gestionar esa ambivalencia? ¿Cómo convertimos esas emociones en algo más?

Pensamos la escritura como un medio para registrar, reconocer y apropiarse de lo que le sucede a cada una con la experiencia de maternar, que es subjetiva e íntima. Para esto es que nos encontramos: propiciamos un espacio amoroso para que cada una arme su propia versión. Porque en la lectura, el diálogo y la escritura podemos compartir y construir juntas.

Las invitamos a este hermoso taller.

Duración: Cuatro semanas. Una hora y media por encuentro.

Fechas de encuentros: Sábados 14, 21 y 28 de agosto, y 4 de septiembre.

Horario: 9:00 am, hora Colombia – 11:00 am, hora Argentina.

Precio: 20 dólares ($70.000 COP. Se puede abonar en pesos argentinos, a valor dólar + impuestos al momento de efectuar el pago).

Si tienes alguna pregunta, nos puedes escribir a través de la página de contacto

Módulo 1: La playa

14 de agosto

En este primer encuentro nos vemos y conocemos para juntas delimitar las madres que somos. Aquí comenzaremos un camino que se irá profundizando a la luz de lecturas cortas pero potentes y ejercicios de escritura semanales que, en cada encuentro, nos invitarán a desnudarnos un poco más.

Módulo 2: La orilla

21 de agosto

Iremos al inicio: pensaremos cómo se gestó la idea de la propia maternidad y escribiremos sobre ese primer contacto con la experiencia materna.

Módulo 3: Saltar la ola

28 de agosto

Es hora de ir más allá: entraremos al mar y saltaremos la culpa, esa sensación que se vive constantemente cuando nos convertimos en madres pero que con fuerza y determinación podemos gestionar. 

Módulo 4: Mar adentro

4 de septiembre

De la orilla a mar adentro. Estamos empapadas y no hay retorno, pero no nos vamos a quedar estáticas. En mar adentro se puede nadar, hacer plancha, buscar un salvavidas e incluso flotar. Lo importante es no dejarnos ahogar. En este último encuentro saldremos de las profundidades del mar e intentaremos dar una nueva perspectiva a nuestro ejercicio materno.