La lucha por una maternidad feminista

Jul 15, 2020 | Taller Maternidades Imperfectas

Ilustración de Freepik

Claudia García

Una mujer que encuentra su lucha cuando es madre. Maternidad y feminismo: una posibilidad de liberación. 

Pareciera que, como dice otra compañera, la maternidad me volvió más feminista.

Es aquí donde veo mi posibilidad de lucha: mi reafirmación al cambio, mi deconstrucción y mi ruptura con lo putamente opresor de lo establecido.

La posibilidad de convertirme en madre fue deseada y por la tanto decidida en ese momento. Sin embargo, todo lo que vino después, derrumbó las expectativas de mis fantasiosas decisiones. Y digo fantasiosas porque ingenuamente había creado en mi cabeza la posibilidad de criar acompañada. Pero la realidad es que nunca me he sentido tan sola como en este tiempo infinito del postparto. Vivencia tan silenciada y que sólo es hablada cuando se trata de diagnosticar y responsabilizar a la mujer con una “depresión postparto”. Pareciera un slogan publicitario: “La cuarentena de la madre”, como si 40 días después de parir se retomara una normalidad. 

Así, fácil, pares, lo tenes en tus brazos, le das teta o tetero, te comes las 40 gallinas por día (cuando tenés para comer ), no te da el viento, te fajas para que no se te desparrame todo, te cuidan otros (cuando tenés a otros que te cuiden), te haces un ritual a los 40 días de cierre y listo. ¡Ya pasó todo! ¿Todo? ¿Quién dijo que el postparto tiene fin? ¿Acaso después de tener un hijo hay alguna forma de volver a lo de antes? No, nunca se vuelve, pero volver a encontrar un lugar, uno modo de habitarse, qué difícil es. ¿Cuánto debes conciliar para no sucumbir al mandato de la madre se queda en casa? ¿Los hijos son sólo responsabilidad de la madre? 

“Mi vida sigue igual”, lo dijo torpemente mi compañero en  respuesta a un pedido que yo hacía a gritos de presencia y corresponsabilidad en el cuidado de NUESTRO hijo.  Y allí, en ese momento, me recorrió un frío paralizante por todo mi cuerpo… Se nombró la más cruel e insensata desigualdad. Desigualdad que no sólo correspondía a su responsabilidad sino que estaba habilitada en un sistema que la sostiene. Licencias de maternidad vs Licencias de Paternidad. Posibilidad de conseguir trabajo con una panza, posibilidad de conseguir trabajo cuando es tu compañera la que tiene la panza. Sólo por nombrar unas. 

Y es así como poco a poco fui entendiendo que la maternidad, tal cual como hoy es vivida, es una de las mayores instituciones opresoras del patriarcado.

*Este texto hace parte de lo que escribieron las participantes del Taller de maternidades Imperfectas. Si quieres conocer más o inscribirte, da click aquí.

Taller Maternidades Imperfectas

Maternidades Imperfectas, un espacio de catarsis, liberación y proyección.
Share This

¡Comparte este post!

¡Comparte este contenido en tus redes sociales!