¿Qué es la niñxfobia y cómo combatirla? Entrevista a la psicóloga Leidy Gómez

Nov 10, 2020 | Blog Personal

Escrito por María Fernanda Cardona

10 noviembre, 2020

La niñxfobia se desconstruye en el momento en que seamos capaces de ver a los niños y niñas como iguales.

En la sociedad adultxcentrista y niñxfóbica es urgente deconstruir narrativas que violentan e invisibilizan la infancia y sus procesos. Por eso, entrevisté a Leidy Gómez, quien es psicóloga, candidata a Magíster en Neuropedagogía y tiene estudios en Educación Emocional, Desarrollo Psicoafectivo en Primera Infancia y Teoría del Apego. Ella, además, es la creadora del proyecto @educandoenamor.

¿Qué es la “niñxfobia”?

Es importante decir que en términos teóricos el concepto “niñxfobia” no existe como tal,  sin embargo, si vamos a la vida real, observamos cómo en la cotidianidad de nuestros entornos la niñxfobia está presente y se manifiesta a través de nuestros actos diarios. Podríamos decir, de forma general, que la niñxfobia es un rechazo directo o indirecto hacia los niños y las niñas, el cual se da en diferentes escenarios: social, cultural, educativo e incluso en el entorno familiar. 

Este rechazo tiene que ver con la invisibilización de los procesos de desarrollo de la infancia que se tienden a ver como procesos problemáticos que desajustan el sistema social y que interfieren con la productividad de las familias, ya que los niños y niñas por su inmadurez biológica requieren cuidados constantes: no solo de una persona sino de un colectivo. 

Esto supone una carga muy grande que como sociedades no hemos querido asumir y que, por el contrario, categorizamos a los niños y niñas como algo menor que no pueden ni deben tomar decisiones, y mucho menos participar de estas. Esto es muy complejo porque a pesar de que los niños y niñas son sujetos de derechos, su voz no cuenta en el ejercicio de su ciudadanía.

¿Por qué existe esa niñxfobia y cuál es la relación de esto con el adultxcentrismo?

El rechazo a los niños y niñas o niñxfobia existe porque el cuidado de estos supone un gran esfuerzo que interfiere con las actividades adultas, más específicamente con aquellas actividades que están orientadas a la productividad económica. Es como si la infancia fuera un estorbo o una carga que bloquea y no permite que las personas avancen o se desarrollen a nivel productivo, por lo que preferimos abandonar los años más críticos de la vida del ser humano y esperar que estos crezcan rápido y se adapten lo más pronto posible a las dinámicas sociales. 

Así, los niños y niñas que más rápido logren adaptarse a nuestro sistema social, político y económico, son vistos como un modelo a seguir o algo deseable, por lo que, desde el adultxcentrismo, todas las familias deben orientar sus esfuerzos para lograr ese prototipo ideal que la sociedad exige: el niño y la niña juiciosos. 

Además de lo anterior, el funcionamiento de las sociedades está basado en la productividad del adultx y esto hace que sea el adultx quien tenga la “prioridad” en el ejercicio de la ciudadanía: son estos los que deben estar cómodos y a quienes se deben complacer, pues la economía depende de ellos. 

¿Cómo se expresa esa niñxfobia en nuestra sociedad?

La niñxfobia se expresa de maneras directas, indirectas, sutiles y normalizadas en nuestras sociedades. No todas estas formas están relacionadas con los golpes o la violencia infantil explícita, muchas de estas violencias están enmascaradas en nuestras realidades, por ejemplo: la descalificación, la burla, la sobreexigencia, el desconocimiento de sus procesos biológicos, la violacion a su intimidad, el no reconocimiento de sus derechos como ciudadanos, el ignorar sus necesidades y la imposición de nuestro criterio, inclusive limitando e impidiendo la libertad de decidir sobre sus propios cuerpos

¿Qué debemos desaprender de lxs niñxs para deconstruir esa niñxfobia?

Considero que es clave desaprender la creencia de que los niños y niñas son seres humanos inferiores que necesitan ser adoctrinados por un adulto. En esa misma línea (y algo nada fácil para nosotros) es evitar etiquetar cada uno de sus comportamientos, tales como intenso, grosero, agresivo, necio, entre otros. La niñxfobia se desconstruye en el momento en que seamos capaces de ver a los niños y niñas como iguales, como seres humanos sujetos de derechos, cuando entendamos cada una de las etapas de su desarrollo biológico, cuando los integremos a la vida en sociedad como lo que son: niños y niñas y no adultos en potencia.

En términos estructurales, ¿cómo el Estado debe intervenir para garantizar que la niñxfobia no sea parte de la sociedad?

Este aspecto es fundamental para garantizar el desarrollo integral de los niños y niñas y, por supuesto, para eliminar ese rechazo generalizado que existe hacia la infancia. La intervención principal del Estado es garantizar el cubrimiento de las necesidades infantiles, las cuales se cubren con cuidados de calidad. 

En ese sentido, el concepto de cuidado debe ser transformado, resignificando la importancia que tiene no solo para el futuro de los niños y niñas, sino de la sociedad misma. Hay que entender que el cuidado no es una pérdida de tiempo, sino una inversión a largo plazo que además debe ser catalogada como un trabajo remunerado que tiene un impacto en las dinámicas sociales. La formación de los niños y niñas no depende solo de la madre o la familia, esta es una responsabilidad que debería ser compartida por todos los actores de la sociedad. 

De igual manera, el Estado debe garantizar la transformación de las dinámicas sociales actuales, ya que estas no están construidas en torno a los niños y niñas, pues ellos no pueden hacer uso de su ciudadanía ni acceder a la ciudad con la misma tranquilidad y comodidad que lo hace un adulto.

Por último y no menos importante, se debe garantizar el cumplimiento de los derechos de la infancia. Actualmente en Colombia existen normas y leyes que castigan el maltrato, la violencia, el abuso sexual infantil, y sin embargo la ruta para acceder a ellos es ineficiente y con vacíos estructurales que en muchos casos provocan revictimización y la reincidencia de la violencia en los niños y niñas.

Escrito por María Fernanda Cardona

10 noviembre, 2020
Share This

¡Comparte este post!

¡Comparte este contenido en tus redes sociales!